<



 

He deseado poner este diseño en esta página, ya que para el corazón afligido, las palabras amorosas de consuelo son como una dulce melodía que obran como medicina a nuestro dolor.

David en el Salmo 40:17, nos dice lo que tambien nosotros podemos proclamar:

Aunque afligido yo y necesitado,
Jehová pensará en mí.
Mi ayuda y mi libertador eres tú;

Alma mía, no delires,
Ni suspires--De dolor,
Que posees en el cielo,
Tu consuelo, --Tu Señor.

Jesucristo, del pecado
Te ha librado--En una cruz;
Y derrama sobre el alma
Gozo, calma, --Paz y luz.

Él conoce tu conciencia,
Tu dolencia--y frenesí,
Y con ansia te bendice
Y te dice; “Ven a Mí.”

No más llanto, no más penas;
Tus cadenas--Romperás,
Y en el seno de tu Dueño,
Dulce sueño--Dormirás.

 

Una palabra de consuelo hablada con dulzura
equivale a una gran porción de la luz del sol en
un corazón entristecido.
Por lo tanto, "Da a otros la luz del sol, y cuenta
a Jesús lo demás".

No hay canción semejante a la que se hace cuando
el alma está dolorida, y no hay mayor gozo que cuando recordamos
a Dios que nos dice:
"No temas, yo estoy contigo".

Dios obtiene sus mejores soldados, en las montañas elevadas de la aflicción.

El sometimiento a la voluntad divina, es la almohada más blanda
en que podamos recostarnos.

No temas, porque yo estoy contigo;
no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo;
siempre te ayudaré, siempre te sustentaré
con la diestra de mi justicia.
~ Isaias 41:10~

El eterno Dios es tu refugio, 
Y acá abajo los brazos eternos;
~Deuteronomio 33:27~


Esforzaos todos vosotros los que esperáis en Jehová,
Y tome aliento vuestro corazón.
~Salmo 31:24 ~

"Casi todas las alhajas de Dios,
son lágrimas cristalizadas"

"Dios no nos consuela para que estemos confortables,
sino para hacernos consoladores".

 


 

*Creada con amor*