Esta Navidad quiero ser tu pino Señor. Un pino sencillo de los que nacen en las sierras,
pero con unas ramas verdes y frescas, alimentado por la sabia de tu sabiduría divina.
Como un reflejo tuyo, mi forma será triangular, signo de la Santísima Trinidad y si una
rama sobresale demasiado, hazme sensible para cortarla a tiempo antes de que me
deforme demasiado.

Empezaré a limpiar mi tronco y mis ramas, de todo musgo o heno que tenga.
Y así poco a poco quitaré todo lo que me estorba; mi egoísmo, mis envidias,
mis incomprensiones, mi orgullo, mi soberbia, que como "plaga" crecen
sin que yo me de cuenta.

Como un recuerdo de todas las estrellas que brillaron esa noche bendita
en que Tú naciste, me llenaré de foquitos de colores para reflejar a los
demás la alegría de Tú venida al mundo.

Escogeré unas esferas doradas, las más brillantes para que representen
todas mis
ALABANZAS, por el sol que sale cada día, por las estrellas,
por los atardeceres tan hermosos, y por todas las maravillas del mundo
que Tú creaste para nosotros, por ser nuestro Ser Supremo.

Continuare con muchas esferas rojas, que representan mis PETICIONES.
Te pido que hagas de mi un instrumento de
Tú AMOR.
Te pido por mi familia, mis amigos, mi comunidad, mi iglesia.
Por mi Patria para que sea un país donde Tú siempre reines.
Que jamás el desaliento entre en mi corazón.

Te pido Tú Santo Espíritu y con el, la verdadera
SABIDURIA QUE VIENE DE TI.

Dame Señor lo que Tú sabes me conviene y yo no se pedir.
Dame mucha paciencia y humildad.
Dame prudencia para nunca herir a nadie y dame caridad para tener
un corazón grande que sepa amar.

Pondré también unas esferas azules, para pedirte con ellas
PERDON
porque yo no siempre he sido fiel, porque no he sabido dar ni perdonar,
porque viendo "la luz" he preferido "la oscuridad", porque conociendo
el bien he optado por "el mal".

Por último me llenaré de esferas plateadas, muy grandes que serán para
darte GRACIAS, por todo lo que he recibido de Ti.

GRACIAS porque me has otorgado salud, bienestar, alegría y satisfacciones.

GRACIAS también por la enfermedad, las penas y los sufrimientos,
aunque me cuesta trabajo decírtelo y aceptar tu voluntad.
Tú sabes lo que hiciste.

GRACIAS Señor por todo aquello que me acercó íntimamente más a Ti.
Es tanto lo que tengo que agradecerte.

Y en la punta, con una luz muy intensa, pondré una estrella enorme,
que me ilumine siempre, esa será mi Fe. Una Fe madura e inquebrantable,
siempre en aumento, que se alimentará de tu Santa Palabra.
Por eso esa luz brillará para todo aquel que se acerque a mí,
porque Tú brillas en mí.

 

 

 

 

Yo quiero ser esta y todas las próximas Navidades, tu pino Señor.
Lléname de alegría para participar a todos mis hermanos el gozo
de ser tu hija Señor.

¡FELIZ NAVIDAD CON CRISTO EN EL CORAZÓN!

 


Es mi deseo para este nuevo año.

Abrazos Dámaris

*Creada con amor*