Aquí tu rostro puedo ver, Señor
a lo invisible alcanza aquí la fe
de nuevo abrazo aquí
tu inmenso amor
y mi solicitud en ti hecharé.

Aquí del pan partido tomaré
y de la copa de tu comunión
el nombre de mi Dios invocaré
gozándome en la paz de salvación.

Solo en tu brazo eterno confiaré
no tengo apoyo mas que en ti Señor
está mi fortaleza en tu poder
basta, de veras basta, oh Redentor.

Nos levantamos de la cena aquí
la fiesta pasa, más no así el amor
todo se va, mas tú te quedas si,
cerca, muy cerca, amado Salvador.

 


HomeBack

E-Mail

*Creada con amor*