A Dios sea la gloria al mundo él dió,
al Hijo bendito que por nos murió,
expió los pecados de quien en él cree
abriónos la senda hacia dios por la fe.

¡Gloria a Dios! ¡Gloria a Dios!
que de tal modo amó,
al que lejos de él
en pecado se halló.
Venid por el hijo al gran Dios Salvador
y dadle la gloria por tan grande amor.

La sangre de Cristo la obra efectuó,
para todo creyente perdón alcanzó,
si en Cristo confía el más vil pecador,
perdón en el acto le otorga el Señor.

Inmensa la obra de Cristo en la cruz,
enorme la culpa se ve por su luz,
al mundo él vino nos iluminó,
y por nuestras culpas el Justo murió.

 


HomeBack

E-Mail

*Creada con amor*