Porque puedo reconstruir paso a paso mis primeros años
con todas esas fotografías clasificadas con tanto cuidado.

¿Cuánto amor puede caber en tu corazón cuando miras
muchas veces ese rostro lloroso, embadurnado de chocolate?

Por pedirme perdón en las ocasiones en que habías sido
injusta o cuando te equivocabas.

Así aprendí cuanta valentía se necesita para aceptar
los errores como para corregirlos.

Por haber comenzado a aplaudir en aquel festival,
disimulando que yo, para mi horror, había olvidado
por completo cómo continuaba mi poesía.

Porque siempre has sabido cómo preguntarme
qué me pasa, hasta conseguir que mis
preocupaciones se aligeren al compartirlas contigo.

Porque me has hecho sentir que ninguna meta que
me proponga alcanzar es imposible.

Y porque realmente lo crees.

Tu confianza en mí ha sido el mejor curso de superación personal.

Tantas son las vocaciones ocultas de una madre:

Es la Enfermera que no retrocede ante la sangre
de ninguna herida;

El Médico que adivina si es dolor presagia
una enfermedad
o una tarea difícil en la escuela;

El mejor Abogado para defendernos de maestros
y entrenadores ciegos a nuestra excelencia;

La Psicóloga que calma nuestros miedos; el veterinario
que cura nuestra mascota...
y se ocupa de ella;

y también El Filósofo que nos explica los eternos
enigmas de la vida...

* Que el amor puede ser infinito, aunque quepa
en un solo corazón.

* Que se puede tenerlo todo en la simple calidez
de una cocina.

* Que todos los caminos me son posibles porque
te ocupaste de preparar con tanto cuidado lo que
necesito para recorrerlos.

* Que dar y seguir dando sin esperar que te devolvamos
nada te ha hecho riquísima.

* Que la paciencia es un bien renovable sólo en una madre.

* Que el equipaje liviano nos hace más libres...

* Que no importan lo lejos que me lleven mis sueños,
siempre podré volver a casa y a tu lado.

* Que descubrir y querer nuestras raíces no nos retiene
en tierra; al contrario, nos ayuda a llegar más alto.

* Y que cuando el vuelo sea difícil y sienta deseos de abandonarme y caer;
tu amor ese será bienvenido,
ansiado soplo de viento debajo de mis alas...

     

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? 
Porque su estima sobrepasa largamente
a la de las piedras preciosas. 

El corazón de su marido está en ella confiado, 
Y no carecerá de ganancias. 

Le da ella bien y no mal 
Todos los días de su vida. 
~Proverbios 31:10-12~

 

*Creada con amor*