Un hombre que tiene un alma hermosa, 
tiene siempre cosas hermosas que decir; 
pero un hombre que dice cosas hermosas, 
no tiene necesariamente el alma hermosa.
Confucio

La alegría del alma forma los días más bellos 
de la vida en cualquier época que sea.
Sócrates

El alma es como una ciudad sitiada; 
detrás de sus muros resistentes vigilan los defensores. 
Si los cimientos son fuertes,
la fortaleza no tendrá que capitular.
Epicteto

Lo que es creado por el espíritu, es mas vivo que la materia.
Baudelaire

El miedo es para el espíritu tan
saludable como el baño para el cuerpo.
Máximo Gorki

Muchas veces se engañan los hombres en sus juicios, 
y los mundanos también se engañan en amar 
solamente lo visible.
Kempis

De altos espíritus es aspirar a cosas altas.
Cervantes

Nada pesa tanto como el corazón cuando está cansado.
Juan zorrilla de San Martín

La pobreza de bienes es fácilmente remediable, 
más la del alma es irreparable.
Montaigne

Cada criatura, al nacer, nos trae el mensaje 
de que Dios todavía no pierde la esperanza en los hombres.
Tagore

El alma mas fuerte y mejor constituida, 
es la que no se enorgullece ni se enerva con los éxitos 
y a la que no abaten los reveses.
Plutarco

Las lágrimas son la sangre del alma.
San Agustín

Nada sienta mejor al cuerpo, que el crecimiento del espíritu.
Proverbio

Las grandes almas son como las nubes; recogen para repartir.
Kalidasa

Un filósofo es un tipo que sube a una cumbre en busca del sol.
Maugham

A veces, lavándonos las manos, nos ensuciamos la conciencia.
Anónimo

Es mi fe tan cumplida que adoro a Dios, aunque me dio la vida.
Campoamor

Quien tiene un alma novel, es señor de su señorío.
Séneca

El hombre no vive de otra cosa que de religión o de ilusiones.
Leopardi

La buena conciencia sirve de buena almohada.
John Ray

El alma humana está hecha para no estar sola.
Chardin

      ¿Qué dice la palabra de Dios?   

 

Pedid que seáis lleno del conocimiento
de Su voluntad, en toda sabiduría e
inteligencia espiritual.
                            Colosenses. 1: 9

Crea en mí oh Dios, un corazón limpio,
y renueva un espíritu recto dentro de mí.
                            Salmos. 51: 10

*Creada con amor*