Hoy desperté temprano entusiasmada
Tengo muchas responsabilidades que cumplir.
Lo más importante de mi trabajo es,
escoger qué tipo de día deseo tener.

 



Puedo quejarme porque el tiempo es lluvioso,
o puedo ser agradecida que el césped se riega gratuitamente.

 



Puedo sentirme triste porque no tengo más dinero,
o puedo agradecer las muchas cosas que ya tengo.

 



Puedo refunfuñar sobre mi salud, o puedo
regocijarme que estoy viva.

 



Puedo lamentarme de todo lo que mis padres no me dieron
cuando estaba creciendo, o puedo
sentirme agradecida que Dios los escogió
para que me dieran la vida.

 



Puedo llorar porque las rosas tienen las espinas,
o puedo celebrar que las espinas tienen rosas.

 



Puedo lamentar la perdida de amigos, o puedo
embarcarme alegremente en una búsqueda
para descubrir nuevas relaciones.

 



Puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar,
o puedo gritar de alegría porque tengo
un trabajo para hacer.

 



Puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela, o puedo
abrir mi mente ávidamente y llenarla de nuevos
y ricos conocimientos.

 



Puedo murmurar abatidamente porque tengo que hacer
los quehaceres domésticos, o puedo
sentirme agradecida porque el Señor ha mantenido
el cuidado de mi cuerpo alma y mente.

 

Y aquí estoy, esperando en Dios, el gran escultor
para que me moldee con toda su sabiduría.

 



¿Que aportaré al día de hoy?.
¿Que clase de día deseo tener?

 

"Yo quiero ser, Señor amado,
como el barro en las manos del alfarero.
Toma mi vida, y hazla de nuevo,
yo quiero ser, un vaso nuevo."


Home Back

*Creada con amor*